Cambio de régimen IRPF: por módulos o directo

2021 está a la vuelta de la esquina, y con ello se ponen fin a las principales citas con Hacienda de este 2020, que culminan el 31 de diciembre con este nuevo cambio: tienes hasta el 31 de diciembre para presentar una renuncia a la agencia tributaria y cambiar del régimen de tributación IRPF por módulos u objetivo al directo.

Hay cerca de medio millón de trabajadores autónomos cotizando por el régimen de estimación objetiva, y puede que la mitad se viese favorecido con el cambio de régimen.

Para hacer frente a la difícil y atípica situación actual, el gobierno aprobó en el mes de abril el Real Decreto Ley 15/2020 que proporcionaba a los autónomos la opción de este cambio.

En esta publicación vamos a explicaros en qué consiste cada régimen y las ventajas y desventajas de cada uno de ellos, para así ofreceros una ayuda extra a la hora de elegir o no el cambio. Recuerda que es hasta el 31 de diciembre.

 

Diferencia entre régimen de tributación por módulos y directo

La principal diferencia es la forma en la que se contabilizan los beneficios y la carga tributaria. En el sistema por módulos, esto se hace en base a una serie de criterios dependiendo de la actividad. Entre ellos suelen encontrarse el número de empleados, los metros cuadrados que ostenta el local, el consumo de electricidad que conlleva, y otra serie criterios relacionados con el sector de actividad.

En cambio, el sistema de estimación directa basa su tributación en el beneficio real de la empresa, en el resultado de quitarle a los ingresos los gastos.

Una vez explicados los 2 sistemas, vamos a ver las ventajas y desventajas de cada uno, para así decidir cuál conviene en mayor medida a nuestra empresa.

 

Ventajas y desventajas régimen objetivo o por módulos

La principal ventaja de este método es su facilidad de cálculo. Ya que está basado en unos índices externos, cuyo precio viene determinado de antemano, consiste en unas fáciles y rápidas multiplicaciones y sumas. Esto facilita mucho la contabilidad a, por ejemplo, bares o cafeterías que deberían contabilizar cuántos cafés venden diariamente o cuantas bebidas sirven al día.

En su contra, esto también es una desventaja a su vez ya que por cada día de cierre, se debe seguir pagando la misma cuota de IRPF. Es decir, todos aquellos autónomos y empresas que cerraron durante la pandemia, han tenido que pagar esa misma cantidad de IRPF que pagan normalmente pese al cierre.

Es por ello que se ha propuesto esta medida. Que este sistema sea tan rígido perjudica a muchos comercios en estos momentos de crisis sanitaria, ya que en largos períodos de tiempo, la tributación ha sido nula, pero se ha tenido que seguir pagando los gastos fijos y las obligaciones fiscales.

En cambio, en el régimen de estimación directa, se contabiliza según la realidad, y se paga por esta. En este caso, y por la situación que tenemos actualmente, los meses que no se ha trabajado ni, por tanto, ganado dinero, la cantidad a pagar ha sido menor que por el régimen por módulos.

 

¿Pero cómo cambio de régimen?

Pues bien, aquí te lo explicamos. Este trámite no es complicado, pero sí algo innovador para quien no lo haya hecho antes. Para ello, necesitamos dos documentos.

  • Modelo 036: Antes del día 31 de diciembre, hay que presentar una renuncia en la declaración censal de inicio con este modelo.
  • Modelo 130: Este modelo es el que habrá que presentar a partir de ahora en lugar del 131, ya que es el modelo de IRPF de autoliquidación de pago fraccionado.

 

No te preocupes si tienes miedo a perder alguna de las ventajas que te ofrecía el tributar por módulos, ya que este cambio no es definitivo. Mediante la revocación de la renuncia, podrás volver cuando quieras al régimen objetivo.

Sin embargo, te pedimos que analices bien tu caso particular y tu situación actual para poder elegir el que mejor te convenga.

 

Si necesitas asesoramiento, no sabes qué régimen te beneficia más o tienes dudas sobre cómo completar alguno de los modelos, no dudes en contactar con Asesores Umbrella. Físicamente en Plaza de las Tendillas, 1 o en el teléfono 957 496 604.